Algunos socios e incluso miembros del Consejo Rector, se vienen quejando del elevado costo de este servicio que en la última liquidación, ha supuesto una factura para todos los socios de 22.309,37 € más 2.230,92 € de IVA. 

Aunque por otro lado, esos mismos socios se quejan de que este año tenemos poco personal en la limpieza y recepción. (Algo no compatible, con lo anterior, pero eso será objeto de otra publicación). 

Para el cálculo a cada socio del costo se tiene en cuenta la diferencia de peso entre la bascula grande y el peso de la aceituna, así se determina la cantidad de suciedad que trae cada socio. 

Desconocemos si hay algún estudio, para comprobar si lo que se le cobra al socio es acorde a los gastos que esa suciedad origina a la Cooperativa. 

Es una prioridad de este Consejo Rector, realizar unos cálculos con la mayor precisión para ver los costos del proceso de limpieza, para ello y más cosas, hemos implantado unas herramientas como son el reloj laboral y los partes de trabajo, que previsiblemente para este año, no, nos va a permitir una contabilidad de costos por procesos, inicialmente por la resistencia de los trabajadores a la realización de los mismos, aunque últimamente ya si se están realizando,  además al ser un sistema de nueva implantación tiene algunas deficiencias que hay que ir resolviendo. 

Por lo tanto para este año, aún va a ser imposible un análisis detallado para determinar dichos costos y tratar de reducirlo, como consecuencia de no tener exactitud en los datos de los partes. .

En cuanto a los perjuicios que causa la suciedad que se trae del campo es muy difícil de cuantificar, pero vamos a detallar los perjuicios más importantes. . 

No podemos exigir que se produzca aceite de calidad con la cantidad de tierra, piedras, barro que trae la aceituna. (Solo hay que ver como va el agua de las lavadoras) 

No conseguimos aceite de calidad, ni para el autoconsumo de los socios.

Las limpiadoras, las cintas, se obstruyen con mucha rapidez, provocando importantes averías, lo que muchas veces provoca retrasos en la recepción e importantes costos de mantenimiento.

El diseño de las instalaciones, provoca unos importantes costes en el desalojo de la suciedad, al no poder maniobrar ni almacenar para retirarlo con más tranquilidad, e incluso cuando acabe la campaña.

Seguiremos trabajando en analizar los costos y buscar reducirlos para intentar reducir la imputación de esos costos a los socios, pero reducir los costos a los socios, sin reducir los costos en los procesos, es cambiar la imputación de costos.

Otra reducción importante, podría ser, la colaboración de los socios, para que aporten dicha suciedad a sus fincas, bien pasando a retirarla de la Cooperativa donde se le cargará en su tractor o incluso otra opción que se plantea es cobrar, aunque solo sea los costos del transporte, a aquellos socios que quieran incorporar esa suciedad, hojas, tierras y piedras en sus olivares, algo que es bastante beneficioso. 

Por lo tanto seguir dando las gracias por su compresión e indicarles que lo que hacemos es con la mejor intención, lo mejor que sabemos o podemos, pero que necesitamos su colaboración, para el beneficio de todas las personas que componen esta Cooperativa, ya sean socias, trabajadores

Si desea retirar la suciedad para su olivar, no dude en ponerse en contacto con la Cooperativa directamente. o con cualquier miembro del Consejo Rector.